El PP de Álava pide consensuar la Ley de Aportaciones y exige más dinero para carreteras y Bienestar Social

  • Los populares defenderán además para Álava un canon de despoblación para atajar este problema, que provoca servicios más caros por habitante en la zona rural.
  • Ana Morales, portavoz suplente del grupo Populares Alaveses en las Juntas Generales de Álava: “Pedimos que Álava pague menos dinero al Gobierno Vasco para poder asumir el mantenimiento de la AP-1 y AP-68 que se van a transferir a la Diputación en 2026 y poder invertir más en Bienestar Social para proteger mejor a nuestros mayores”.
  • El PP sospecha que el rodillo PNV-PSE imponga a Álava una nueva Ley de Aportaciones perjudicial para el territorio.
  • El PP ha pedido la comparecencia del Diputado General de Álava para que explique “qué aportaciones se han hecho por parte de Álava al nuevo borrador que han anunciado de la Ley de Aportaciones y cuál es el contenido”.

18 de febrero de 2021.- El Partido Popular ha mostrado su enorme preocupación por la inminente renovación de la Ley de Aportaciones en el escenario de mayoría absoluta de PNV y PSE en el Parlamento Vasco, tal y como anunció el consejero de Hacienda, Pedro Azpiazu, el viernes pasado coma al término de la reunión del Consejo Vasco de Finanzas Públicas (CVFP). Según la portavoz suplente de Populares Alaveses en las Juntas Generales de Álava, Ana Morales, “en el PP se han encendido las alarmas precisamente por las declaraciones del consejero vinculando la mayoría absoluta del ejecutivo autónomo con el avance de los trabajos para renovar una ley, cuya vigencia terminó hace once años”. Por eso, los populares hacen un llamamiento a lograr el mayor consenso posible en torno a la próxima Ley de Aportaciones, ya que temen que “el rodillo PNV-PSE imponga un modelo que perjudique a Álava, dé la espalda a sus necesidades y le reste más financiación”. Además, Morales ha anunciado que el PP ha pedido la comparecencia del Diputado General de Álava para que explique “qué aportaciones se han hecho por parte de Álava al nuevo borrador que han anunciado de la Ley de Aportaciones y cuál es el contenido”.

En este sentido, el PP ha anunciado que no respaldará la Ley de Aportaciones si es injusta con Álava y no contempla sus peculiaridades, su personalidad y sus necesidades y, este sentido, Morales ha exigido para Álava un Canon por la despoblación y dispersión de la zona rural, que encarece el coste de los servicios por habitante y genera un importante problema para fijar población en los municipios alaveses. 

También exigirán financiación suficiente para las competencias propias de la Diputación Foral de Álava, sobre todo en materia de Bienestar Social y carreteras, puesto que en los últimos años la Ley de Dependencia ha disparado la demanda de servicios sociales un 30% y la vigente Ley de Aportaciones no contempla ni siquiera esta situación. En materia de carreteras, para el PP es urgente incrementar la financiación que dispone Álava porque “en 2026 se va a disparar el gasto en carreteras ya que la Diputación Foral de Álava asumirá la gestión, titularidad y mantenimiento del tramo Burgos-Armiñón (AP-1) y AP-68”, ha explicado la procuradora popular.

La Ley de Aportaciones lleva perjudicando a Álava desde 2007 en más de 300 millones de euros porque le impone una obligación de aportar al Gobierno Vasco una cuantía económica muy por encima de su capacidad real, lo que deja a la Diputación con recursos insuficientes para afrontar las necesidades de Álava. “Queremos que el dinero de los alaveses se quede en Álava para atender mejor a nuestros mayores, mantener nuestras carreteras y apoyar a las empresas y a los pueblos de Álava”, ha concluido la portavoz suplente en la cámara foral. 

El PP pide más PCR y más medios en el SAD foral para evitar nuevas renuncias de usuarios

  • Un total de 650 usuarios del SAD de Diputación, el 30%, se dieron de baja voluntaria durante lo más duro de la pandemia.
  • Ana Morales, portavoz suplente del grupo Populares Alaveses: “Queremos evitar que suceda de nuevo, Diputación Foral de Álava debe dar más certidumbres y garantías para que los usuarios recuperen y mantengan la confianza en el SAD”. 
  • Los populares proponen realizar pruebas PCR periódicas a usuarios y trabajadores, test diagnóstico PCR a nuevos usuarios, formación a trabajadoras y una mejor coordinación entre la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. 

20 octubre 2020.- El PP de Álava ha pedido esta mañana que se dote de más medios y se realicen más pruebas PCR en el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD), dependiente del Instituto Foral de Bienestar Social. Según ha señalado la portavoz suplente del grupo Populares Alaveses en Juntas Generales de Álava, Ana Morales, “un total de 650 usuarios del SAD, el 30%, se dieron de baja voluntaria durante lo más duro de la pandemia y queremos evitar que suceda de nuevo”. 

Morales ha reclamado a Diputación Foral de Álava “más certidumbres y garantías” para que las personas usuarias del Servicio de Ayuda a Domicilio “puedan recuperar y mantener la confianza en el SAD”. El SAD es un servicio de naturaleza asistencial y preventiva dirigido a personas con dependencia, o con riesgo de dependencia, con limitaciones para realizar actividades básicas de la vida diaria o en sus habilidades personales. El servicio busca, entre otros aspectos, prevenir y/o compensar la autonomía de las personas usuarias, posibilitar la permanencia en el domicilio con calidad y el mayor tiempo posible, ayudar a las personas cuidadoras y fortalecer el sentimiento de seguridad de usuarios y cuidadores.

Con el objetivo de frenar la tendencia de renuncias, la portavoz suplente popular ha propuesto diversas medidas para lograrlo como son la realización de pruebas PCR periódicas a usuarios y trabajadores, test diagnóstico PCR a nuevos usuarios, formación a trabajadoras y una mejor coordinación entre la Diputación Foral de Álava y el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz. 

Como ha recordado Morales, “les han hecho las pruebas PCR tarde mal y de forma absolutamente insuficiente, de hecho, a los usuarios no se les realizan hasta que tienen síntomas y eso ya es tarde”. En cuanto a las pruebas diagnóstico a las trabajadoras, la procuradora popular ha apuntado que “se les hicieron en junio y ahora en octubre se les están haciendo porque las propias trabajadoras han presionado, puesto que las instituciones ni se habían preocupado, ni siquiera les hicieron a la vuelta de las vacaciones, y falta formación específica a las trabajadoras porque solo se les han dado unas pautas genéricas”.

Y estas carencias también las sufren los usuarios. “A las personas nuevas que se incorporan al servicio tampoco se les realizan pruebas, no se ha establecido una periodicidad de PCR y falta información a las familias para fomentar el uso de mascarillas de usuarios que estén en condiciones de utilizarla”, ha subrayado. 

Por último, Morales ha pedido hacer pedagogía de los protocolos de protección con familias y usuarios y más formación sobre PCR a usuarios y trabajadores para que haya más garantías que mantengan la confianza en el Servicio de Ayuda a Domicilio (SAD).